viernes, 1 de febrero de 2008

De esto si se habla....

Vivimos en la Era de la comunicación, en el siglo de las Nuevas Tecnologías, que fueron creadas para facilitar el "encuentro" entre las personas. Y, sin embargo y por paradojas de la vida, nos encontramos en una sociedad cada vez más solitaria, cada vez más incomunicada, en la que cada vez resulta más difícil expresar y compartir vivencias y sentimientos con alguien cercano a nosotros. Con frecuencia encontramos personas encerradas en sí mismas, que no saben o no tienen con quién compartir sus preocupaciones, sus intereses. El contacto tú a tú se ha perdido, la comunicación a través de gestos o miradas parece ser "antigua", ya no es válida, quizá porque no la sepamos emplear o interpretar. O quizá porque ésta supone un grado de compromiso que, hoy por hoy, no estamos dispuestos a aceptar sin conocer las posibles implicaciones que puede tener.Y si alentamos a promover los valores que pertenecen a lo profundo del ser humano? Siempre será un acierto, no? Vamos... te invito... si estás de acuerdo y tienes algo que decir, métete adentro... que de esto sí se habla.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Argentinos en España
Para todos los argentinos que vinimos en el 2001 desde el avión, recuerdo, como poco a poco se alejaba mi Argentina... seis años despues, me puse a reflexionar. ¿POBRES PERO EN CASA? o ¿ZAFANDO HASTA CUANDO? Antes no escuchaba tangos, ahora si. Antes no me importaba el dulce de leche, ahora es nuestro manjar y premio... Antes, me reunia con mis amigos, ahora chateo con ellos y cuidando cada palabra para no herir... Antes, soñaba con Europa! ahora tengo pesadillas con ella. Antes, comia asadito y hasta me quejaba con un ¿otra vez carne? ahora ¿el mes que viene tal vez hacemos un asadito, si alcanza? Antes, pasaba horas hablando con el acompañante del viaje en colectivo, ahora, solo indeferencia a mi saludo... Antes, mis hijas jugaban en la calle, ahora en urbanizaciones repletas de extraños y rodeados de cemento... Antes, me despertaba algun gallo, ahora un puto movil de mierda. Antes, comiamos poco, es cierto, pero ahora primero el alquiler... para que la casera o dueño del apartamento pueda pagar su casita con mi sudor... Antes, mis amigos me visitaban, ahora 40 boludos ofreciendo jaztell, telefonica o "butanooooooooo"... Antes, puteaba al gobierno, ahora puteamos lo boludos que somos por estar acá. Antes, cantabamos mientras nos bañabamos, ahora lloramos en silencio en la ducha. Antes, estabamos locos de hambre, ahora estamos locos de volver aunque pasemos hambre. Antes, no nos poniamos una camiseta de colores de argentina por verguenza, ahora es nuestra segunda piel. Antes hablabamos mierda de nuestro pais, ahora solo maravillas. Antes, las maestras eran su segunda madre en el cole, ahora tenemos que cuidar que no los maltraten o los "aparten". Antes, no escribia estas cosas, ahora todos somos poetas del exilio. Hay dias que me pregunto: "¿ NO SERÁ UN CASTIGO VIVIR AQUÍ ? "Estela de Capital federal en Madrid

. dijo...

FABIO TE DEVUELVO EL GESTO DE DEJARME UN COMENTARIO EN MI BLOG, VEO QUE VIVIENDO EN DIFERENTES LADOS DEL MUNDO EL CORAZON SIENTE LO MISMO...HERMANO ME GUSTO TU BLOG PERO SI ORDENAS UN POQUITO, LA IDEA NO SE PIERDE, QUE POR CIERTO ES MUY BUENA, OFRECER UN ESPACIO PARA DECIR LO QUE NADIE QUIERE OIR...TE FELICITO Y TE GRADEZCO TUS PALABRAS PERDON POR LA CRITICA PERO, EN MI PUEBLO SOLO LOS AMIGOS TENIA DERECHO A CAGARTE A PEDOS CON TODAS LAS LETRAS...




ARIELL GENESONI DE NASHVILLE TENNESSEE

PADRE DEL LIBRO ARGENTINOS EN ESCLAVOS UNIDOS

http://blogs.clarin.com/argentinosenesclavosunidos/posts

Rapote dijo...

Humm... No sé qué decirles.

Tengo amigos que fueron allá, varios por cierto, y muchos se quedaron a renegar, otros se quedaron muy a gusto, unos volvieron puteando y contentos de volver, otros se arrepienten a diario de haber vuelto.

Creo que cada experiencia es personal y única y no determina tendencia siquiera.

Estela por ejemplo despotrica y le parece un castigo vivir en Madrid. Pero de seguro que tiene la posibilidad de volver, mas no lo hace.

Fabio, el autor, siente morriña sí. Pero desde que pone ambas banderas en el sidebar no denota animadversión ni para con su patria natal ni con su patria adoptiva.

Cada une debería plantearse los motivos por los que se fue, y los que motivan su "no-regreso".

Muy bueno el Blog Fabio. Un abrazo,
Rapote

Fabio dijo...

Estela: entiendo perfectamente lo que dices. Es muy difícil explicar a veces lo que se siente al vivir en un país que no es el de uno, y alejado de todo lo que significaba algo para nosotros. Es como un despertar en otro sitio y con mas memoria tal vez... es increíble las cosas que me vienen en mente y creía olvidadas.
Prometo explayarme más en este sentido en una nueva entrada. Gracias por tu valioso aporte con el que en parte me identifiqué en algunos momentos críticos, y sirve para varias reflexiones.
Un beso bien grande para ti.


Ariel: Gracias tambien por visitar mi sitio. Y gracias por los consejos que ya he ido aplicando un poco. Soy un bloger novato, y cualquier sugerencia es bienvenida. Demás está decirte que comparto lo reflejado en tu blog, y que espero sigamos el contacto, un fuerte abrazo... y si, en diferentes lados del mundo, el corazón siente lo mismo.


Rapote: tienes muchisima razón, comparto tu opinión, toda experiencia y vivencia es única, y no marca tendencia. Pertenezco a una asociación de argentinos, (cientoveinte paisanos) - (algunos de ellos gallegos que fueron a vivir de pequeños, y retornaron hace unos años), y cada uno a su manera, y desde su situación personal, despotriquen o no, añoran muchísimo todo lo que dejaron. Hay un costo, y hay que ser consecuentes con éllo. El sentimiento de pérdida de pertenencia es casi como un duelo... daría mucho para hablar.
Sí siento morriña, si pongo lo mejor de mí para adaptarme a este cambio que por propia voluntad me he impuesto, y tanto una bandera como otra significan mucho en mi existencia. La Argentina que amo con fervor y orgullo, porque es parte de mi, es mi sangre y mi masa, la Española que estoy empezando a valorar y querer como una segunda piel y expansión de mi existencia.
No hay nada más complicado que conjugar "razones" y "emociones", pero es un desafío importante a la hora de seguir creciendo. De ahí en mas cada uno debería analizar esos motivos e integrarlos con su proyecto de vida.
Valoro mucho que hayas participado, de hecho muy claro y elocuente.
Otro abrazo para ti, y nos seguimos leyendo.